Buscando los duendes del Bosque

Como ya contaba en mi anterior entrada, siento una especial debilidad por el bosque y su niebla,
por lo que la primera salida del año no podía ser a otro sitio, sino a ese lugar encantado donde los
duendes parecen estar observándote en cada memento, donde el verde abriga a cada pie del árbol
donde la lluvia cae sin llover, donde sueñas que estas en la selva, donde la niebla difumina el infinito,
a donde siempre quieres volver y de donde nunca deseas partir.
Unas cuatro horas escudriñando cada rincón de este paraje mágico e irreal, fueron suficientes para
poder estar junto a ellos pero como siempre no se dejaron ver, la recompensa fue haberlos sentido
muy cerca y regresar con la tarjeta repleta de visiones que poco a poco os mostraré.

Para ver esta primera imagen a mas resolución podéis pulsar AQUÍ 

Entradas populares de este blog

"Final de Temporada"

"Se Levanta La Veda"

"Momentos de Historias"

Aguas Rojas del tinto

Centaurea Molesworthiae

"Ya suena Los Alcornocales"